Madre de la Divina Providencia

El 20 de noviembre la familia orionita celebró la solemnidad litúrgica de Nuestra Señora de la Divina Providencia, patrona principal de la Congregación. En la misma fecha tembién recordamos el reconocimiento canónico del Movimiento Laical Orionita (MLO).
2014- 11- 21- Madre de la Divina Providencia02

 

Cada 20 de noviembre la familia orionita festeja el día de Nuestra Señora de la Divina Providencia, patrona principal de la Congregación, y en cada casa de la Obra Don Orione celebraron la Eucaristía en honor a María.

Con motivo de la solemnidad litúrgica de nuestra Patrona Principal, compartimos el mensaje del Superior General de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, Don Flavio Peloso:

PEQUEÑA OBRA DE LA DIVINA PROVIDENCIA: Surcando un mar tumultuoso, el canto de los inicios.
Los augurios del Superior General y un video para la fiesta de la Madre de la Divina Providencia.

Queridos cohermanos, hermanas y amigos todos de la familia orionita:

Hoy 20 de noviembre es la fiesta de nuestra “Madre y celeste fundadora”, María, venerada con el título de “Madre de la Divina Providencia”.

Tomémonos un tiempo hoy, personal, comunitario, con la gente para ponernos delante de la Virgen, para renovar nuestra consagración y toda nuestra confianza de hijos en el camino de nuestra vida. Confiemos a la Madre de la Divina Providencia nuestra fidelidad, nuestra unidad de hermanos y hermanas esparcidos en tantas naciones pero reunidos bajo su manto.

Como regalo para la fiesta de este año, pensé de ofrecerle el video del canto “Surcando un mar traicionero” (“Solchiamo un mare infido”):

Solchiamo un mare infido
di un mondo traditore,
al sospirato lido
chi mai ci condurrà?

Maria pietosa e bella
del mare lucente stella.
Maria speranza nostra
guida di noi sarà.

En la Lectura de la Solemnidad de la Madre de la Divina Providencia, leemos que “hay quien, preparándose a embarcar para cruzar el mar bravío, invoca a un ídolo de madera mas frágil que la nave que lo lleva. Pero tu Providencia, Padre, la conduce porque tú has abierto un camino también en el mar, y una ruta segura también entre las olas” (Sab 14, 1. 3).

Estas palabras nos trae a la memoria la imagen de Don Orione al timos de la Barca de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, surcando un mar tumultuoso. Un cuadro de la pintora Ida Marcora Grolla.

La meditación del canto que Don Orione define “el primer himno de los hijos de la Divina Providencia”.

Don Orione, para la fiesta de la Guardia de 1931, dijo: “es el primer himno a María Santísima que cantaron los primeros alumnos reunidos en San Bernardino: surcamos un mar tumultuoso… todos los hijos de la Divina Providencia, desde los primeros hasta Ustedes, cantaron y cantan siempre, el primer himno y que toda nuestra vida sea un cántico de gloria y de bendición a Dios y a la Sata madre de Dios María Santísima”.

En otra ocasión: “Han cantado la alabanza de la Virgen de la Divina Providencia, justamente la que cantaban los primeros Hijos de la Divina Providencia: Surcamos un mar tumultuoso de un mundo traicionero. Nosotros somos como esos navegantes que cruzamos por el medio a un mundo traicionero -comentó Don Orione- cuanto más crezcamos tanto más encontraremos dificultad y nos encontraremos en medio de un mundo traicionero, es decir, en medio de gente no conducida por Dios, nos encontraremos en medio de tantos peligros, escándalos, malos ejemplos, peligro fuera y peligro dentro; fuera en lo externo y dentro entre Ustedes mismos, por las pasiones terribles como los oleajes del mar. ¡Como se desea la tierra cuando se está en el mar! Como se desea la playa: a la ansiada playa ¿quién nos conducirá? ¿Quién nos conducirá al puerto de la eternidad, a la tierra prometida, a la celeste Jerusalén? María, María, la Estrella del Mar, la estrella que guía al navegante. El navegante es llevado por una madera; la nave es guiada por la estrella. Nosotros, navegantes en este mar del mundo, somos llevados por la madera de la cruz de Jesucristo y guiados de la luz que es María, que nos fue dada para nuestro consuelo y nuestra salvación”.

¡Feliz fiesta de la Madre de la Divina Providencia!

¡A todos les llegue mi oración y mi comunión de espíritu, también de parte del consejo y de la comunidad de la Curia General, en esta fiesta de la Madre de la Divina Providencia!

Don Flavio Peloso

Madre de la Divina Providencia

El culto a la Virgen María bajo el título de Madre de la Divina Providencia parece tener su origen en el año 1732, cuando la Iglesia de San Blas y Carlos en Roma se expone la imagen de la Virgen con el Niño en sus brazos y se presentó con ese nombre.

En 1744 Benedicto XIV concede anualmente para celebrar también una solemnidad en honor de Nuestra Señora, Madre de la Divina Providencia, el sábado antes del tercer domingo de noviembre. Entonces se levantó con el mismo nombre que una hermandad autorizada por el Papa y elevado al rango de confraternidad por Gregorio XVI.

Don Orione acogió el culto que se adaptaba a la finalidad y el nombre de su Congregación. La Santa Sede permitió a los Hijos de la Divina Providencia insertar la celebración en el calendario y se estableció su celebración cada 20 de noviembre.

“¡La primera gran Madre es María Santísima!. ¡La segunda madre es la Santa Iglesia!. ¡La tercera, pequeña pero también gran madre es nuestra Congregación!. ¡Pertenezcan totalmente a María Santísima, pertenezcan a la Iglesia por completo!” (Don Orione. Las últimas Buenas noches. 8 de marzo de 1940).

Aniversario del reconocimiento canónico del MLO

En coincidencia con la solemnidad litúrgica de Nuestra Señora de la Divina Providencia, los orionitas también recordamos un nuevo aniversario del reconocimiento canónico del Movimiento Laical Orionita (MLO).

En efecto, la Sede Apostólica reconoció a la Asociación Publica de fieles laicos “Movimiento Laical Orionita” como obra propia de los Institutos religiosos de derecho Pontificio Hijos de la Divina Providencia y Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad con un decreto de la Congregación para la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, fechado el 20 de noviembre de 2012.

Por el mismo decreto se aprobó ad experimentum por cinco años el Estatuto del MLO.

Hoy, el  Movimiento Laical Orionita está presente donde está la familia de Don Orione, en más de treinta países. Las responsabilidades que logran con este reconocimiento requiere la participación de nuevos y más religiosos y laicos para el crecimiento en el número y la calidad del MLO.

Pedimos a todos un particular recuerdo e invitamos a rezar por el MLO para que crezca siempre más en vitalidad y fidelidad al carisma de Don Orione.

2014- 11- 21- Reconocimiento MLO01

 

Sobre el Autor

ha escrito 352 historias en este sitio.

Copyright © 2017 Cottolengo Don Orione. All rights reserved.
Powered by WordPress.org, Custom Theme and Cottolengo Don Orione.
}