Llamado Misionero


Roma, 2 de febrero de 2012

free sample pack of cialis

Fiesta de la Presentaci√≥n de jes√ļs al Templo¬†
Y fiesta de la Vida consagrada.

Queridos Cofrades Hijos de la Divina Providencia

Deo gratias!
La Congregaci√≥n tuvo el Congreso Misionero en Ariccia (Roma), en los d√≠as 20-23 de noviembre de 2011. Ha tenido como tema ‚ÄúTodos en misi√≥n. Como el Padre me ha mandado asi tambi√©n yo los env√≠o a ustedes‚ÄĚ y ha elaborado el proyecto misionero para los pr√≥ximo seis a√Īos.
El 13¬į Cap√≠tulo Generale ha indicado la ‚Äúcorresponsabilidad‚ÄĚ como palabra llave para el nuevo desarrollo de la Congregaci√≥n (CG13 n.143-144)‚ÄĚ. Corresponsabilidad significacomuni√≥n,¬†colaboraci√≥n¬†de todos los Religiososy de todas las Provincias para sostener el impulso misionero que se vive en algunos Paises y consolidar la misi√≥n en otros.
Para actuar la corresponsabilitad misionera son necesarios religiosos disponibles a dejar el propio pais para ir en las nuevas fronteras del Evangelio y de la Caridad abiertas por la Congregación.

QUIEN DE USTEDES SE SIENTE DE IR?
Segun una costumbre que inició Don Orione, dirijo a todos los religiosos un LLAMADO MISIONERO.

En el nombre de Don Orione, come hermano y padre dela Congregaci√≥n, les hago el llamado a cada Orionino de cualquier edad, que quiera ponerse a disposici√≥n para “partir” para las misiones:¬†escr√≠bame una carta personal manifestando el proprio pedido y la disponibilidad, indicando, si cree oportuno, tambi√©n el pais de preferencia.

Este llamado del a√Īo2012 actualiza los ‚Äúllamados misioneros‚ÄĚ de Don Orione.
El 3 de marzo de 1914, despues del comienzo  en Brasil, se dirige a los clérigos aun en formación:
“Tengo necesidad de hijos santos! La misión promete por demás y bien; pero necesito de santos! Cuántas veces, en los días pasados, pensé en ustedes, oh queridos hijos mios! Los hice pasar a cada uno en mi corazón, para ver a  quien poder enviar!
Almenos alguno de ustedes es necesario que lo encuentre y lo env√≠e muy r√°pido; pero necesito santos! Me importar√≠a poco que sean peque√Īos, por otra parte asi aprender√°n en seguida la lengua, pero necesito que quien va, lleve all√° la santidad. Qui√©n¬† se siente de ustedes?
Entonces, ¬°oh mis queridos!, es el tiempo de manifestar vuestro verdadero amor a Dios: vuestra real devoci√≥n a la Virgen Sant√≠sima: vuestro afecto sincero, tierno y de verdaderos hijos¬† de nuestra amada Congregaci√≥n que es, despues de la Santa Iglesia de Roma, la real madre nuestra moral!‚ÄĚ (Scritti 2, 76-78).
Mientras se encontraba  en Argentina, el 2 de agosto de 1935, escribe:
‚ÄúTengo necesidad de personal: ¬ŅCu√°ndo pienso en ustedes, yo los veo a todos uno por uno, y voy buscando entre ustedes y como casi llam√°ndolos por el nombre, para que vengan a ayudarme a propagar la congregaci√≥n en medio a estas poblaciones donde es grande la necesidad de sacerdotes, que est√©n llenos del amor de Dios y de las almas, y deseosos de sacrificarse junto con Nuestro Se√Īor, para dar la vida de la fe o encenderla en medio a mucha gente‚ÄĚ. (Lettere II, 237).

VALOR DEL LLAMADO 
Este ‚Äúllamado misionero‚ÄĚ, queridos cofrades, es un don de Dios. Es un paso del Se√Īor en la orilla donde ya estamos pescando para decirles ‚Äúduc in altum‚ÄĚ, ‚Äúvamos a pescar‚ÄĚ . La invitaci√≥n del maestro les propuso ‚Äúechen las redes. “El que ha encontrado realmente Cristo, no puede tenerlo para s√≠, debe anunciarlo” (Novo Millennio Ineunte, 40).
¬ŅQu√© sentido tiene responder al llamado misionero?
De por sí, hemos ya todos expresado con el voto de obediencia la disponibilidad para ir donde nos han requerido. Ofrecer hoy la disponibilidad para partir para las misiones, libre y actual, rinde explícita la obediencia y ha un gran valor moral.
La respuesta al llamado misionero es un acto de generosidad delante de Dios. El pedido de partir para la misión, por el simple hecho de ser presentado, ya hace bien al alma y da tono apostólico a la actividadal que ya la

Providencia nos ha llamado.
La Famiglia orionita crece por la Gracia de Dios y para la generosidad de los hijos suyos. Tambi√©n quien ha ya escrito en el pasado renueve su ofrecimiento para las misiones. Y pienso en particular en los nuevos j√≥venes religiosos: est√° bien que tengan los horizontes abiertos a la posibilidad de ofrecerse para vivir una haza√Īa con Cristo y en el bien de las Almas con las √ļnicas motivaciones y satisfacciones.
Al pedido no corresponde necesariamente el envio en las misiones. Por tantas razones, ¬°no podr√°n ir en las misiones todos aquellos que piden! Los superiores debr√°n despu√©s¬† valorar, decidir y programar con prudencia. Hay que tener en cuenta tambi√©n las exigencias de las misiones en la patria, ‚Äúmissio ad intra‚ÄĚ o ‚Äúnueva evangelizaci√≥n‚ÄĚ, reordando que “la misionariedad ad intra es signo creible y estimulo para aquella ad extra, y viceversa” (Redemptoris missio¬†34).
¬°‚ÄúTodos en misi√≥n‚ÄĚ!,¬†entonces, en la patria y en otros pa√≠ses lejanos. Los¬†misioneros ad gentes¬†elevan el impulso misionero de toda la Congregacion. Los pocos que partir√°n “ad gentes” estimular√°n la pasi√≥n apost√≥lica de muchos que deber√°n investir el propio¬† entusiasmo para inventar la “nueva evangelizaci√≥n” y las ‚Äúnuevas respuestas‚ÄĚ en patria, donde se encuentran.
Conf√≠o este ‚ÄúLlamado misionero‚ÄĚ a la Virgen, Madre de la Divina Providencia y patrona especial de los misioneros y de nuestras misiones. Don Orione vi√≥ su gran manto azul que ‚Äúse extend√≠a, de tal modo que ¬†no se distingu√≠an m√°s los bordes‚ÄĚ, ‚Äúque cubr√≠a todo y todos hasta el lejano horizonte‚ÄĚ, ‚Äúchicos de muchos y de diversos colores, cuyo n√ļmero se multiplicaba asombrosamente‚Ķ la Virgen se dirigi√≥ a mi como indic√°ndomelos‚ÄĚ (Scritti 45, 60).
Nuestra Congregaci√≥n, desde los tiempos de Don Orione, no ha puesto ‚Äúbordes‚ÄĚ y hoy¬† se encuentra en 32 naciones, comprometida en extender el manto materno de la Iglesia a nuevos horizontes.
Invoco sobre ¬†todos la bendici√≥n del Se√Īor y la paterna ayuda de Don Orione.

Don Flavio Peloso FDP
(superior general)

Sobre el Autor

ha escrito 352 historias en este sitio.

Copyright © 2018 Cottolengo Don Orione. All rights reserved.
Powered by WordPress.org, Custom Theme and Cottolengo Don Orione.
}
AllAccessDisabledAll access to this object has been disabled171B3AB50448FA02DM0YPvv8KGRCMGnidEa2d8erxgxTp6oJJLVceloj6ibcG9iI55UeGQN23KbiT8q632usF6Q14eU=