Carisma

Si entendemos los carismas como “dones providenciales” que el Señor da a los hombres al servicio del Pueblo de Dios, ¿Cuál sería el don que el Señor ofreció a Luis Orione para bien de toda la Iglesia y la humanidad?

Una fidelidad muy grande a la Iglesia, que Don Orione manifestó en forma particular en la persona del Santo Padre y de los Obispos: “Nuestra vida tiene que estar consagrada al Papa y a la Iglesia Santa de Jesucristo”.

Un amor inmenso y generoso por los hombres, por los más pobres y necesitados, en quienes El descubría la presencia del mismo Jesús: “Servir en los hombres al Hijo del Hombre”.

De esta manera, todas las obras de Don Orione tratan de dar respuesta a las necesidades de los hombres, pero siempre a partir de un compromiso claro de fidelidad especial a la Iglesia y al Papa.

El carisma de Don Orione también puede ser expresado en los llamados “cuatro grandes amores” que marcaron el ritmo de los latidos de su corazón: Jesús, María, el Papa y las almas.

“Es necesario Jesús. Jesús todos los días y no fuera de nosotros, sino en nosotros; y no sólo espiritualmente, sino sacramentalmente.”

“Virgen Santísima, a la cual nadie ha recurrido en vano, danos fuerza, danos el querer aquello que Dios quiere de nosotros”

“Amemos a la Santa Iglesia con todo nuestro ser y teniendo siempre como nuestras todas las doctrinas suyas y de su Jefe visible, el Papa”

“No saber ver ni amar en el mundo más que las almas de nuestros hermanos… Todas son amadas por Cristo, por todas Cristo ha muerto”

Fuente: www.donorione.org.ar

Volver

Sobre el Autor

ha escrito 352 historias en este sitio.

Copyright © 2017 Cottolengo Don Orione. All rights reserved.
Powered by WordPress.org, Custom Theme and Cottolengo Don Orione.
}